miércoles, 30 de septiembre de 2009

Gourmet o no gourmet, esa es la cuestión

Gourmet es un palabro que escuchamos en muy repetidas ocaciones. ¿Pero qué es exactamente? La Real Academia de la Lengua Española (RAE) hace referencia a gastrónomo y esto es:
1. m. y f. Persona entendida en gastronomía; 2. m. y f. Persona aficionada a las comidas exquisitas.
Estamos por lo tanto ante una palabra nueva para los académicos ya que no recogen todas las definiciones que el populacho, y yo entre ellos, entiende por gourmet. Está claro, que gourmet es una persona que sabe de gastronomía, en especial de gastronomía de vanguardia, gastronomía de nueva creación, etc. Y por lo general lo demuestra las 24 horas del día. Vamos, que es una persona que vendría a mirar por encima del hombro al resto. Vamos (repito), a los que no sabemos nada de gastronomía.
¿Por qué utilizamos gourmet para designar otras cosas? Por ejemplo, un producto gourmet, un ingrediente gourmet, una pelicula gourmet, cualquier cosa puede denominarse como gourmet simplemente por diferenciarlo de otras cosas que no lo son y que por lo tanto no llegan a tener un estatus merecedor de ser bueno, de lujo, gran calidad, ¡ah! y caro.
Por lo tanto lo que no es gourmet simplemente no es bueno, aunque si puede ser caro. Bueno, esto es lo que nos quieren hacer creer.
Hay personas que son gourmets, y seguro que saben más de gastronomia que alguien que se autodenomine como tal. Y también hay productos e ingredientes que no son gourmet y que son merecedores de formar parte de la mejor receta y por supuesto de estar presentes en tu mesa.
Todo forma parte de la misma historia. Tengo un amigo que lo explicaría mucho mejor. Pero si a base de repetir una misma idea muchas veces y además la acompañan de una imagen, todos terminamos por creernosla y por lo tanto relacionar casi incoscientemente gourmet=bueno, lo mejor.
Ante esto yo abogo por madurar las ideas, no creernos nada de antemano y sobre todo el construir en nuestra mente una idea real de lo que es para cada uno gourmet.

articulo de: http://www.directoalpaladar.com/cultura-gastronomica/gourmet-o-no-gourmet-esa-es-la-cuestion

lunes, 28 de septiembre de 2009

La vida de un(a) chef...

1. GENERALMENTE TRABAJAS HASTA TARDE.!COMO LAS PUTAS!!
2. GENERALMENTE TIENES MAS CLIENTES POR LAS NOCHES...COMO LAS PUTAS!
3. TE PAGAN PARA MANTENER AL CLIENTE FELIZ. COMO LAS PUTAS!
4. COBRAS POR HORA PERO TU TRABAJO SE EXTIENDE HASTA QUE TERMINES. !COMO LAS PUTAS!
5. SI ERES BUENO, TIENES MAS TRABAJO. !COMO LAS PUTAS!
6. TE RECOMPENSAN POR DEJAR SATISFECHO A TUS CLIENTES. COMO LAS PUTAS!
7. ES DIFICIL TENER Y MANTENER UNA FAMILIA.! COMO LAS PUTAS!
8. TIENES QUE ESTAR SIEMPRE ATENTO A LA NECESIDAD DE EL CLIENTE. !COMO LAS PUTAS!
9. TUS AMIGOS SE DISTANCIAN DE TI Y TU SOLO ANDAS CON OTROS IGUALES QUE TU.! COMO LAS PUTAS!
10. EL CLIENTE SIEMPRE QUIERE PAGAR MENOS Y ENCIMA QUIEREN QUE HAGASMARAVILLAS. !COMO LAS PUTAS!!
11. CADA DIA AL LEVANTARTE DICES: '!NO VOY A HACER ESTO TODA MI VIDA!' !COMO LAS PUTAS!
12. SI LAS COSAS SALEN MAL ES SIEMPRE CULPA TUYA. !COMO LAS PUTAS!
13. TIENES QUE BRINDARLE SERVICIOS GRATIS, A TU JEFE, AMIGOS Y FAMILIARES.! COMO LAS PUTAS!
AHORA ME PREGUNTO .... REALMENTE ERES CHEF?..... O ERES?.......

SI VAS A ESTUDIAR COCINA, PARA QUE TE VAYAS PREPARANDO.!COMO LAS PUTAS!!

Y SI ERES AMIGO DE UN CHEF....PARA QUE LO ENTIENDAS

PD: LOS UNICOS QUE SALEN DESPUES DE LAS 2 DE LA MAÑANA A DIVERTIRSE SON LAS PUTAS Y LOS COCINEROS.

articulo de:http://tomasnomas.blogspot.com/

algo para reflexionar.

domingo, 20 de septiembre de 2009

¿El fin de los inspectores anónimos de Michelin?


Con todos los finales de año empiezan a surgir noticias sobre las futuras guías de Michelin. Que si quinielas sobre quienes serán nuevas estrellas Michelin, que si a quien le quitarán las estrellas esta vez, un sin fin de noticias que nacen paralelas al desarrollo de las visitas de los inspectores de la guía Michelin a los restaurantes.
En Directo al Paladar os hablamos hace tiempo sobre los requisitos que tenían que tener estos personajes, envueltos siempre dentro de un halo de misterio con cierto aire de glamur. Siempre el anonimato les acompaña. ¿O debemos decir, acompañaba?
Os hablo de una curiosa iniciativa con el próximo lanzamiento de la guía Michelin de Nueva York, es una campaña donde juegan con el anonimato de los propios inspectores.
Todos sabemos que la Guía Michelin no cuenta con el mismo prestigio en Europa que en EEUU o en Japón. De hecho en EEUU son guías secundarias puesto que allí triunfan otro tipo de guías con menos misterio y que califican los restaurantes de otras maneras.
Por eso mismo, este tipo de campañas será muy difícil verlas aquí. En Europa será complicado ver como la propia institución juegue con el papel de anonimato que tienen en sus visitas a los restaurantes, incluso se dice que se les prohíbe revelar su profesión a la propia familia.
Sea como sea, la propia campaña se amplía a redes como Twitter, donde los propios inspectores anónimos relatan sus experiencias en los diferentes restaurantes. Haciendo ver, presisamente la diferencia con otras guías. Aquí se trata de profesionales con mucha preparación.

Como se otorgan las estrellas michelin:




A estas alturas de la película ya nadie duda de que la Guía Michelin y sus famosas estrellas michelin son de obligada referencia para cualquier turista gastronómico.
Aquí y en la china popular, como diría cierto personaje de la política catalana.
Los 5 millones de turistas que, según datos del Ministerio de Industria, vienen cada año a España para realizar alguna actividad gastronómica bien lo saben. Seguramente, muchos de ellos visitan o dejan de visitar algunos de nuestros restaurantes por las indicaciones de la citada guía roja. Y no sólo restaurantes: hoteles, bares de tapas y establecimientos de turismo rural también entran en el bombo.
Todo ello repercute, de la misma manera, en ciudades y poblaciones enteras: muchos de estos visitantes no dudarán en modificar su destino en base a la cercanía de locales con estrellas o con buena crítica, y no olviden ustedes que además de comer y dormir, estos turistas querrán visitar museos, comprar regalos, alquilar vehículos…
Pero, ¿cómo se otorgan las estrellas Michelin? ¿qué criterios utilizan los inspectores de la guía gala?
Un poco de historia
La guía Michelin fue creada en Francia en el año 1900 por los hermanos del mismo nombre. André y Edouard Michelin se dedicaban en esa época al negocio del aprovisionamiento del automóvil: combustible, neumáticos, pequeñas reparaciones. Era un negocio en expansión. El parque automovilístico crecía y los usuarios de esas “maquinas infernales” necesitaban de estos servicios para desplazarse por las incipientes y nuevas carreteras y, por supuesto, por los viejos y polvorientos caminos de siempre.
Y si la máquina necesita mantenimiento, el cuerpo pedía lo propio: dormir, comer y beber. Así, la primera guía Michelin de 1900, con un tiraje de 35.000 ejemplares, proporcionaba toda esa información sobre cómo aprovisionar correctamente cuerpo y máquina al intrépido conductor francés de entonces: los “chauffeurs”.
Diez años más tarde, nacía la primera edición de la Guía Michelín de Hoteles de España & Portugal, encuadernada en amarillo, que se publicó en 1910.
En la década de los 20, la expansión automovilística es imparable. La guía se profesionaliza y se comercializa. Aparecen ya los restaurantes con crítica gastronómica: primero a partir de las recomendaciones de los mismos clientes; después a través de las primeras visitas de inspectores anónimos.
Nacen las estrellas Michelin.
El método
El método de trabajo con el que Michelin realiza su guía desde hace más de un siglo se basa en visitas anónimas a restaurantes y en la consiguiente calificación de su calidad gastronómica, de la decoración, del servicio y de la situación del local.
Para ello, la guía dispone de un elenco de inspectores en cada zona que deben contar con amplios conocimiento en el ámbito de la gastronomía y de la restauración, que comen y cenan cada día en un restaurante de los propuestos y elaboran un informe que será el núcleo de la distinción final. De este modo, la dirección de la guía en París se reserva la potestad para otorgar o no estrellas en función de los informes previos de los inspectores.
Las visitas varían en función de la categoría de la distinción. Los restaurantes propuestos que optan a una estrella reciben cuatro visitas antes de ser galardonados; si optan a dos estrellas recibirán nada menos que diez visitas antes de llegar a la tercera. Y para los triestrellados, la presión será mayor: no sólo los inspectores de la zona aparecerán, la visita de inspectores galos cercanos a la dirección de la guía no parece ser extraña.
Mucho se ha hablado sobre el anonimato, o la falta de él, de los inspectores michelin. Cierto es que la base de la crítica procede del anonimato del comensal, pero también que éste elemento desaparece cuando el inspector debe identificarse en ciertas ocasiones para comprobar detalles o solicitar información adicional sobre aspectos técnicos que de otro modo no obtendría.
De este modo, es inevitable que los inspectores que más años llevan en el oficio sean conocidos por los cocineros más veteranos. Todo ello debe llevar a una creciente labor en la renovación de los grupos de trabajo. Nuevos inspectores, plantillas más extensas, formación y práctica: dicen que los nuevos realizan sus primeros pinitos supervisados por un inspector ya bien bregado en estas lides.
Sea como fuere, y a pesar de todas las reticencias que pueda generar en España entre algunos usuarios y cierta prensa discrepante con todo lo que huela remotamente a francés —y del amor odio que ciertamente se establece entre ella y algunos restauradores-, la supremacía de la guía Michelin en el mundo de la gastronomía es innegable. Quieran o no, el librito rojo forma parte del equipaje (o del iphone) de esos millones de turistas que cada año buscan en nuestras mesas la satisfacción de comer en un buen restaurante, en un restaurante estrellado, que para muchos es lo mismo. Sea cierto o no.